El abrigo del millón de euros

by / 0 Comments / 588 View / Julio 20, 2015

Cuando Karl Lagerfeld dejó caminar por la pasarela del desfile de Costura de Fendi esos 36 escandalosos y lujosos looks en los que la piel era la gran protagonista, levantó oleadas de gritos. Gritos de aplauso de conocedores de la moda y clientes leales de Fendi que elogiaron su paso valiente y longevidad mientras celebraba 50 años al frente de la casa de moda italiana y gritos de los manifestantes anti-piel que se opusieron a la masacre de linces, zorros, visones, martas cibelinas y cordero persa por el bien de la moda.

Captura de pantalla 2015-07-20 a las 17.16.27

Pero el grito que ha unido a ambos bandos ha venido tras la revelación de que una de esas creaciones peludas se venderá por el sorprendente precio de  1.000.000 de euros.

El precio final aún no ha sido confirmado y cambiará dependiendo de las especificaciones exactas de los clientes, pero Fendi ha comunicado que va a costar “hasta 1 millón de euros”, como se informó en el Financial Times, siendo posiblemente el abrigo más caro jamás vendido.

¿Pero por qué ese precio? La clave está en la marta cibelina, una raza de marta única de los bosques de Rusia y Siberia cuya extrema e inalterable suavidad la hace uno de los materiales más preciados. En este caso, el pelo se ha tratado con un efecto metálico que mantiene la suavidad y le aporta una luz única.

Lagerfeld comentó que ya no puede hacer tantas prendas de marta cibelina como le gustaría debido a cambios en la industria de la piel, lo que significa que ha tenido que inventar técnicas para contrarrestar eso, lo que sin duda añade aún más el coste de este abrigo: “Recuerdo que hace 30 años, hicimos una final con 20 abrigos”, dijo a WWD. “Si quieres hacer eso hoy, tienes suerte si puedes hacer uno o dos o tres, porque la mayoría de los animales ya no son cazados. Es bastante difícil  hacer alta costura porque todo lo hecho en el pasado casi no existe ya, así que tenemos que inventar técnicas  y mezclarlas con plumas y otras cosas por el estilo, porque el mundo ha cambiado. No estamos más en los años ochenta”.

 

©Fashion Telegraph

Your Commment

Email (will not be published)